Existen muchos tipos de grúas de arrastre, ya sea para llevar automóviles a un taller o para rescatarlos por algún tipo de choque o desperfecto en algún lugar complicado en donde el vehículo no responderá por sí solo.

En general, los automóviles son remolcados por diferentes motivos, tales como:

  • Accidentes de transito
  • Estacionamiento en lugares inadecuados
  • Averías en el motor
  • Ausencia de combustible
Por lo que conocer los tipos de grúas que pueden asistirnos es fundamental. Estas regularmente se eligen de acuerdo con peso que pueden llegar a soportar, por lo que a continuación te hablaremos sobre algunas:

Percha o Tope

Esta grúa soporta y remolca vehículos de hasta 1800 kilogramos gracias a su sistema de anclaje, el cual permite tomar al vehículo por sus neumáticos sin posibilidad de que sufra algún daño.

Para aquellos vehículos que, por algún accidente o cualquier otro motivo, presentan deterioro en partes delanteras y traseras, o directamente no pueden rodar, se emplea un sistema de carritos o boggies.

Tenedor u Horquilla

Puede remolcar vehículos de hasta 1800 kilogramos. La horquilla está formada por cuatro elementos, con cuatro ranuras consecutivas para adaptarse a las circunferencias de los neumáticos de los vehículos.

Posee cadenas de seguridad para fijar las ruedas del vehículo que se remolca y carritos de cuatro ruedas para emplear como remolque en el caso de que los vehículos no pudiesen rodar.

Camilla o Plataforma

La camilla de auxilio está diseñada para transportar vehículos de hasta 2.500 kilogramos. Posee una plataforma de acero en la que se transporta el vehículo. Están equipadas con un cable de acero y otros elementos útiles para el amarre del vehículo a transportar.

Lato

Este tipo de grúas están diseñadas para remolcar también vehículos de hasta 2500 kilogramos. Vienen equipadas con uñas o dispositivos de anclaje para distintos tipos de vehículos

Grúas para vehículos pesados


Diseñadas para remolcar vehículos de hasta 12.000 kilogramos, como camiones o embarcaciones. Ofrecen máxima estabilidad y eficiencia.